Twittstoria del Siglo XX

1º Bachillerato – Historia del Mundo Contemporáneo

 

¿Cómo se hubiera vivido el siglo XX si se hubiese contado con el poder de las Redes Sociales? ¿Qué se habría contado en Twitter? Twittstoria del Siglo XX pretende extrapolar el uso de una de las herramientas de comunicación social más determinantes de la actualidad a una realidad pasada. En concreto, el objeto fundamental de trabajo son los distintos procesos y acontecimientos históricos que tienen lugar en el mundo tras la consecución de la Primera Guerra Mundial y hasta la caída del muro de Berlín.

Desde una perspectiva práctica, el proyecto se centra en complementar y reforzar los contenidos teóricos trabajados en el aula. Para ello, y mediante el fomento de la empatía histórica, los alumnos asimilan los diferentes aspectos políticos, económicos, sociales y culturales que contribuyeron a hacer del siglo XX uno de los más decisivos de nuestra era.

Así pues, los alumnos, de forma grupal, crean una identidad ficticia y dotan a esta de un perfil en la red social Twitter. En él, siempre desde la perspectiva de su avatar, deben interactuar (tuitear) de forma natural atendiendo a las diferentes pautas impuestas por el profesor y a los condicionantes temporales marcados por el transcurso de la explicación teórica de la clase. Es decir, esta última es la encargada de marcar la línea temporal sobre la que irá avanzando la vida del avatar y a raíz de la cual ofrecen un tipo de contenidos u otros.

La actividad del personaje en redes sociales arranca en 1930, siendo la edad del mismo de 16 años. De la forma en la que se ha relatado anteriormente, el avatar va creciendo en edad al mismo ritmo que la explicación de los contenidos. Es decir, que cuando se empiece a trabajar el estallido de la II Guerra Mundial habrán pasado 9 años ficticios, y el avatar ya tendrá 25 años de edad. Así, sucesivamente, éste irá creciendo hasta llegar a la caída del Muro de Berlín (1989), momento en el que alcanzará una edad de 75 años. Este es el límite obligatorio final hasta el que se debe prolongar la vida del avatar. A partir de este momento y de forma opcional, los alumnos pueden elegir si continuar con la vida de su personaje o proclamar su defunción.

Los contenidos que ofrecen los alumnos están clasificados dentro de las siguientes categorías:

  • Contenidos cotidiano-laborales: Son todas aquellas publicaciones de carácter ordinario que hagan alusión a la vida cotidiana y laboral del avatar.- Contenidos histórico-políticos: Este será el apartado más importante. Hará alusión a aquellas publicaciones vinculadas a un suceso histórico claro. En este apartado se deberán recoger las impresiones personales de los avatares en relación a los diferentes acontecimientos históricos que se van sucediendo.
  • Contenidos de aficiones: Literatura, cine, deportes, música, pintura. Los avatares deberán tener una afición y ofrecer algún contenido relativo a la misma que se corresponda con la época en la que se encuentren.
  • Material web: Con posterioridad al tratamiento de un suceso histórico, es decir, después de que el avatar haya “vivido” ese acontecimiento, se podrá publicar algún contenido relevante (artículo, vídeo…) o página web de interés que pueda ser de utilidad a la hora de estudiar ese suceso histórico en concreto.
  • Fotografías: Tanto los contenidos cotidiano laborales, los contenidos de aficiones y los histórico políticos (estos últimos en mayor medida) podrán ir acompañados de fotografías encontradas en la Red o a través de otras vías.
  • Interactuaciones con los demás avatares: Los alumnos deberán interactuar entre sí a través de sus avatares. Se podrán intercambiar opiniones, rebatir tweets, ofrecer contenido a avatares en concreto… El abanico de posibilidades es muy amplio pero siempre se debe de atender a una premisa básica: asumir tu rol y actuar en consecuencia, con inteligencia y picardía y no desde la arbitrariedad. Ejemplo: Si nos encontramos en 1930 e interactúan un avatar perteneciente a Francia y un avatar alemán, lo normal es que la relación no sea demasiado cordial y que puedan reprocharse mutuamente conflictos pasados, ya sea a través de tweets, mostrando vídeos (Gran Guerra, etc), imágenes o caricaturas. En definitiva, supone simular el intercambio de impresiones que pudieran tener los distintos avatares en aquella época, guardando evidentemente los criterios de temporalidad.
  • Interactuaciones con el profesor: Desde la cuenta de Twitter del proyecto, el profesor se encarga de moderar e incentivar la actividad de los alumnos en las redes sociales gracias al planteamiento de preguntas, retos y desafíos.


    Ir al principio