Actividades musicales

El método Suzuki

Nuestro colegio es el único centro de Valladolid donde se puede aprender con el método Suzuki, en plena consonancia con nuestros Programas de Estimulación Temprana y de aprendizaje temprano del inglés. Y lo hacemos en colaboración con la Escuela Anna Magdalena Bach de Boecillo, la única que existe en nuestra Comunidad Autónoma. Es un privilegio para nuestro Colegio y para nuestros niños poder aprender de tan buenos maestros.

¿Qué es?

Es un método de enseñanza musical que se basa en aprender música de la misma manera que aprendemos a hablar cuando somos pequeños. Este método de educación del talento musical, fue desarrollado por el violinista y pedagogo japonés S. Suzuki desde los años 40 y a lo largo de su vida.

Su validez y eficacia como método pedagógico musical, y su trasfondo de cuidado y respeto al niño como persona, ha hecho que el método Suzuki se haya extendido rápidamente por los cinco continentes, siendo en la actualidad una de las principales canteras de músicos profesionales y aficionados en países con tradición musical, como EEUU o Reino Unido. Pero este no era el objetivo final de Suzuki, su propósito fue educar en valores a través de la música.

Características del método Suzuki

Todos los niños y niñas tienen talento:

Todos los niños y niñas que son capaces de aprender a hablar en su lengua materna tienen talento para la música, puesto que el aprendizaje de la música sigue los mismos procesos de asimilación que se dan en el lenguaje

Comienzo desde los 3 años

Es muy importante que el niño/a esté expuesto a un ambiente musical adecuado, variado y positivo desde su nacimiento y es preferible que la instrucción musical comience a una edad temprana, entre 3-6 años, cuando los niños y niñas están en pleno proceso de desarrollo de su potencial intelectual, auditivo y de su expresividad musical y artística.

Apoyo de los padres

Para conseguir que el aprendizaje del instrumento se convierta en una experiencia motivadora y positiva en la vida del niño/a, es imprescindible que los padres se involucren en su educación musical, asistiendo a la clase semanal, aprendiendo a tocar el instrumento a nivel básico y practicando con el niño/a cada día en casa. Esto es algo que aunque pueda parecer intimidante para los padres, es realmente muy sencillo, y se convierte en un juego, una actividad placentera que comparten padres e hijos, y que a la vez ayuda al niño/a a desarrollar sus cualidades musicales y humanas, aprendiendo a expresarlas por medio de la música.

Ambiente positivo

Los padres, madres y educadores necesitamos crear un ambiente musical y educativo que entusiasme al niño/a, que sea positivo y de juego, pero que a la vez establezca y refuerce valores importantes para la persona, como la concentración, disciplina y afán de superación.

Escuchar y repetir

Todos los niños y niñas pueden aprender a tocar un instrumento. Este aprendizaje se basa en escuchar y repetir. Los niños/as no necesitan aprender a leer música para tocar. Sus fuentes de aprendizaje son: el CD con la pieza que escuchan en casa, su comprensión y asimilación en pasos muy pequeños en el tiempo de clase, y mucha repetición. La repetición es algo que los adultos encontramos aburrido, pero que no lo es para los niños/as. La repetición les da seguridad y les sirve para aprender.

El grupo

Las clases individuales se complementan con clases semanales de grupo (6-8 niños). El grupo ayuda al alumno/a a situarse con respecto a sus compañeros, a aprender de otros, y a reforzarse a si mismo y sus conocimientos delante de sus iguales, además de contribuir a su desarrollo social en un entorno educativo positivo.

Horarios y precios de todas las actividades extraescolares del Centro

Noticias relacionadas con el método Suzuki

Ir al principio