Los alumnos de 1º ESO y 2º ESO, junto con sus tutores y el padre César, disfrutaron de dos días muy agradables y provechosos de convivencia que comenzaron con una pequeña oración en la que le ofrecimos el día a Dios y le dimos gracias por todo lo que nos regala y por el nuevo curso que comienza. Después nos dividimos por clases y trabajamos dinámicas con diferentes objetivos: conocernos mejor a nosotros mismos y a los demás, conseguir crear un grupo unido para afrontar el curso que entra en un clima agradable y positivo de convivencia, estrechar aún más los lazos de amistad…

Siempre resulta muy positivo, comenzar un nuevo curso con un día de convivencia que nos llena a todos de energía e ilusión para afrontar el nuevo curso.