Un año más, la residencia de los Hermanos de la Salle ha sido el entorno escogido para la celebración de las convivencias de inicio de curso de nuestros alumnos de Bachillerato. Sin duda, un momento clave para nuestros nuevos alumnos. Se inicia para ellos una nueva etapa plagada de retos, desafíos e ilusiones. Los que hoy son solo compañeros de clase, mañana serán apoyos fundamentales en este camino. Las convivencias son pues un elemento fundamental en el que reflexionar, conocerse y sentar las futuras bases del éxito personal y educativo en el curso que comienza.

Compartiendo dinámicas, juegos, risas y un buen bocata, los chicos y chicas de Bachillerato disfrutaron de una mañana excepcional. ¡No encontramos mejor forma para cargar las pilas!