Como viene siendo habitual, dentro del plan de acción tutorial, la formación que ofrece la policía en diferentes ámbitos de interés para nuestros adolescentes, son uno de los recursos que solemos demandar.

Dorgas y alcohol

Los medidos de comunicación que ofrecen las denominadas nuevas tecnologías, entre ellas, internet, presentan nuevos modelos de interacción, ocio, y aprendizaje en creciente evolución y con formatos muy diferentes a los conocidos por generaciones anteriores. Todo ello, son muestra de una situación actual en continuo cambio, donde la virtualidad y las redes cobran un papel fundamental. Cambios que forman parte del mundo de nuestro hijo y de su futuro, por lo tanto, conocerlo, manejarlo y ser consciente de su funcionamiento, forma parte de sus necesidades presentes. Cierto es, que detrás de este entramado tan complejo, no es todo candidez, ni inocencia lo que se esconde detrás de muchos de los recursos que utilizan nuestros adolescentes. Robo de información, acceso a imágenes comprometidas, divulgación no deseada de contenidos personales, difamaciones e insultos gratuitos, generación de situaciones no deseadas… son muchos de los riesgos no deseados que se encuentran con cierta facilidad en internet.

Gracias a la intervención del cuerpo de policía nacional, nuestros alumnos de 1º ESO, pudieron informarse sobre algunas de estas situaciones, y lo que es más importante, de cómo lo pueden, en cierta manera, prevenir. El interés por parte de los alumnos fue máximo, y pudimos ver, por muchos de los ejemplos que pusieron, sus miradas, y la atención prestada, que en realidad estábamos hablando de algo nada lejano a ellos, sino de su mundo, de la forma de comunicarse e interaccionar con sus amigos.