Las clases de tres años A y B  cambiaron de profesión por un día. Las tutoras se convirtieron en la señora castañera (la señorita Alicia) y el señor castañero (la señorita Elisa).

Hicieron la fiesta de la castañera donde contaron un cuento y cantaron una canción. Al finalizar, cada niño acompañado de sus familiares se acercó a la mesa a que la señora castañera y el señor castañero les dieran un cucurucho con castañas a cambio de una moneda de oro.

Las castañas estaban estupendas.