Los alumnos de cuarto curso de Primaria han disfrutado a lo grande con esta actividad.

Provistos de bicicletas, han recorrido el parque, han respetado y aprendido las diferentes señales de circulación e incluso, han hecho de policías para regular el tráfico.

¡No hay mejor forma de aprender que con la práctica!