La experiencia ha sido, sin lugar a dudas, la actividad más motivadora y orientadora de todas.

Son numerosos los interrogantes de los alumnos de 4º de ESO respecto a sus futuras decisiones. ¿Qué hacer? ¿Qué pasos son necesarios? ¿Hay exámenes intermedios o no? Posibles salidas… Quizá ésta, sea una de las etapas, en la cual, el Departamento de Orientación desarrolla una especial sensibilidad hacia todas las incertidumbres de nuestros alumnos.

Acompañándolos, informándolos y asesorándolos en función de múltiples circunstancias: gustos, situación familiar, evolución académica, perfil personal…

Este año hemos decidido contar con la experiencia de los mejores profesionales, sus padres. Quienes durante dos horas, estuvieron contando su experiencia personal y profesional. No desde el escepticismo de la situación actual, sino desde una realidad que nos habla de esfuerzo, crecimiento profesional y personal,  y  análisis reflexivo de la experiencia laboral.

Los perfiles profesionales fueron muy variados: fontanero, abogada, ingeniero, profesora, militar, economista, periodista, enfermera…

Alegría en los padres,  vergüenza y orgullo en la cara de los hijos. Toda una verdadera experiencia. Muchos fueron los mensajes transmitidos, pero todos ellos coincidieron con la misma línea de trabajo que venimos realizando con ellos:

  • El esfuerzo personal como instrumento necesario para conseguir metas.
  • La importancia de tomar decisiones adecuadas y ajustadas a su realidad personal.
  • No hay rama profesional fácil, todas exigen un esfuerzo.

Queremos aprovechar la oportunidad que nos brindan estos reglones para agradecer la participación y el esfuerzo realizado a todos los padres participantes y aquellos que no pudieron estar.