El viernes 4, toda la Comunidad Educativa del Centro Grial celebramos la Eucaristía de inicio de curso. Al igual que los primeros días nos habíamos saludado entre nosotros, ese día fuimos a la capilla a saludar a Jesús, poniendo en sus manos el esfuerzo y el trabajo de este nuevo año escolar.

La del homilía el Padre César se centró en la parábola de los talentos para que no desperdiciemos los recursos que Dios nos da, ni el tiempo que tenemos en la tierra. Mientras esperamos el regreso de Jesucristo, tenemos que aprovechar cada minuto para dar testimonio sobre el Evangelio y poner nuestras capacidades al servicio de los demás.

Las celebraciones no son relatos mágicos, ni tampoco rituales formales y vacíos, sino una ocasión de encuentro con Alguien que puede dar sentido a nuestras vidas. El ambiente general fue de respeto. Gracias a todos por vuestro saber estar.