Los niños y en concreto unos 40 alumnos del Colegio Sagrada Familia, invitados por la Cofradía de la Preciosísima Sangre, fueron los protagonistas indiscutibles de la procesión del Domingo de Ramos conocida como La Borriquilla, que tuvo lugar en la mañana del domingo 17 de abril por las calles de la capital del Pisuerga. El calor y el sol de la mañana coloreó las caras de miles de niños que se agolpaban en las calles, para ver desfilar el paso de Jesús entrando en Jerusalén.

‘El que no estrena el Domingo de Ramos no tiene ni pies ni manos’

En honor al popular dicho muchos asistentes ataviados de estreno, salieron a la calle para agitar sus palmas y ramas de olivo al paso de La Borriquilla.

En la Catedral tuvo lugar el inicio de la procesión tras la bendición del arzobispo de Valladolid Ricardo Blázquez, y la Eucaristía celebrada. A las 12.00 horas los organizadores de la Junta de Cofradías comenzaron a formar filas con las secciones juveniles de cada hermandad, para finalizar con la Borriquilla, que cerraba la procesión.

Ver fotografías